< Regresar al Blog

EL VALOR DE LA VERDAD - SATYA

June 5, 2016

2.36 “satya pratisthayam kriyaphala ashrayatvam”

Cuando se logra la veracidad (satya), los frutos de las acciones del Yogui resultan espontáneamente de acuerdo a su voluntad.

 

Uno de mis mantras favoritos sino mi favorito es un mantra muy antiguo que aparece en los Upanishads (textos sagrados de la India que se cree fueron escritos entre 800-400 a.C):

asato ma sad gamaya

tamaso ma jyotir gamaya

mrityor ma amritam gamaya

OM Shanti Shanti Sahnti 

Llévame de la ignorancia a la verdad

De la oscuridad a la luz

De la muerte a la inmortalidad

Om Paz al Universo, Paz al Mundo, Paz Individual

 

Satya es el 2do Yama del Ashtanga Yoga de Patanjali.

Cuando hablamos de Satya, hablamos de verdad u honestidad.

La verdad de pensamiento, la verdad de palabra y la verdad de acción.

En mi experiencia ser real a uno mismo es la manera más pura de vivir este yama, si no somos verdaderos con nuestra esencia entonces no podremos cumplir con el resto de los Yamas ni Niyamas. Pareciera que Satya es el núcleo de nuestra conciencia.

Hasta que vayamos hacia dentro y nos conozcamos profundamente, podremos dejar de ser ignorantes o deshonestos con nosotros y con los demás.

Por mucho tiempo fui muy deshonesta conmigo misma. Siguiendo los mandatos impuestos por una sociedad arcaica, desconectada, que buscaba meterme bajo regímenes y doctrinas ajenos a mi alma y a mi propia verdad.

Fui siguiendo pasos que sentía debía seguir a pesar de no tener ni idea de lo que quería y fue en estos pasos que perdí MI VERDAD.

Mi cuerpo se empezó a enfermar y a una edad muy joven me vi tomando antidepresivos para tratar de sobrevivir o aceptar una verdad que no era la mía.

Nuestra alma es sabia y mi alma estaba a gritos intentando mostrarme que no estaba siendo sincera a mi propia esencia.

Tiempo después la vida me saca del camino incorrecto y me introduce al yoga, que curiosamente significa UNION. Para mí fue unión de cuerpo, mente y alma... Justo lo que yo tenía totalmente separado.

El Yoga llega a cambiar mi vida. A mostrarme un camino más acorde a mi propia verdad. Y al dejar de engañarme y mentirme a mí misma pude librarme de millones de cadenas que mantenían mi cuerpo enfermo y mediante esa liberación pude desprenderme de antidepresivos, enfermedades, dolores de corazón, etc.

Ahora, Satya es un camino largo y de nuevo no es fácil, constantemente tenemos que estar viviendo en esa verdad. Mi camino continua y trato a diario de ser honesta conmigo y con los demás para seguir liberándome de ataduras que no son reales, pero siento paz de que inicié ya ese proceso y una vez que iniciamos no hay marcha atrás… Aún cuando intentemos evitarlo, esa conciencia seguirá chispeando en nuestro interior hasta que sigamos trabajando en esas capas que recubren al alma.

La honestidad hacia nosotros mismos es el camino hacia una vida de veracidad de palabras y acciones. Es el camino hacia Dios.

Nuestra alma es nuestro Gurú interno y sólo cuando hagamos una pausa y escuchemos nuestro interior, lograremos vivir en Satya. Hay una frase muy linda cuyo autor desconozco que dice “Cuando comprendí y acepté mi propia oscuridad, fui consumido en mi propia luz”. Esto es Satya, ver hacia dentro, aceptar, comprender y al iluminar hacia dentro esa oscuridad desaparecerá.

Que en este mes de Junio, el mes dedicado a Satya, seamos concientes de nuestro interior, de nuestros sankalpas (resoluciones puras del corazón), que reconozcamos nuestra verdad y que en Satya podamos ser la luz que disipa la oscuridad que atrapa al mundo y en esa verdad acercarnos cada vez más a la inmortalidad o a la conexión directa con la divinidad.

“En el camino de la verdad sólo hay  dos errores que podemos cometer, no seguir hasta el final o no comenzar.” Buddha

Om Shanti,

 

Kristy.