< Regresar al Blog

LA LLAVE DEL BALANCE

July 3, 2016

Desde que comencé mi camino en las practicas yoguicas, han sido muchos los avances que he tenido; sin embargo, es mucho el camino que me queda de frente con respecto a la moderación entre otros aspectos.  La Moderación yo la veo como la llave o clave para el balance y por eso está definida dentro de las ramas del yoga, descritas por Maharishi Patanjali como el Yama; Brahmacharya. Esta palabra describe el estado del yogui donde se logra el control sobre los impulsos físicos del exceso obteniendo fortaleza y mayor energía.

Se necesita de coraje y fuerza interna para romper esos lazos inconscientes que nos atan a las adicciones y a patrones de excesos que nos sacan del balance,  en especial en esta cultura del materialismos y exagerada abundancia.

Dentro de mi experiencia, he entendido que cuando me consigo en excesos, es porque hay una falta profunda de una de las 4 necesidades básicas; atención, afecto, apreciación y aceptación.  Comprender que esto esta pasando cuando me quiero comer ese extra chocolate o plato de comida, que se que me va a caer mal, o de ese extra café o vino que no me va a dejar dormir, o exceso de trabajo o exceso de sexo o de ejercicio es a veces triste porque dentro de mi observación, se que algo mas profundo merece atención y mi escasez de plenitud lo estoy llenando con algo completamente externo, aunque se que es un nuevo ciclo de aprendizaje también se me debo desapegar de esa evasión.

La practica asanas (posturas de yoga) me han ayudado a conectar profundamente con el cuerpo y a controlarlo, mientras que a través de la meditación constante he podido obtener el control de la mente y por ende de los sentidos, caminando cada vez mas cerca del estado de Brahmacharya o Moderación.

Los invito a participar en ambas practicas de manera constante con el fin de lograr conseguirnos con la plenitud y pureza que ya hay en cada uno de nosotros, haciendonos mas solidos en la moderación y en el camino a ser esa expresión genuina de la divinidad. 

Namaste,

Verónica Plaza– PADMA.