< Regresar al Blog

PUREZA

Oct. 24, 2016

Saucha es el primero de las Niyamas, que constituye la segunda rama del yoga. Los Niyamas, tienen que ver con la relación del practicante con su propio organismo y energía.

Saucha se traduce como pureza o limpieza, sin embargo podemos hilar mas profundo en este termino y entender cómo incorporar ésto en nuestro día a día.

Todo lo que nos rodea que percibimos a través de los sentidos nos puede afectar positiva o negativamente. Haz una revisión de tu rutina diaria, observa qué sientes tóxico o te molesta y cámbialo por cosas que te nutran y te hagan sentir feliz y en balance.

Primero que nada, el espacio que nos rodea debe estar limpio y en orden. Hay un dicho que dice; donde hay orden esta Dios. Apliquemos esta norma de mantener todos nuestros espacios libres de cosas que no necesitamos.

 Segundo, la limpieza del cuerpo es importantísimo con el fin de no acumular toxinas, así que hacer una rutina diaria de limpieza es importante para mantener nuestra energía vibrante. La pureza del cuerpo no es solo mantenernos limpios por fuera pero también por dentro por lo que consumir alimentos saludables fáciles de digerir como vegetales y frutas es lo que el cuerpo agradece.  Cada vez que vayas a comer considera la calidad de los alimentos y del agua que consumes.

Tercero, la pureza de nuestros pensamientos nos va a ayudar a mantener circulando la energía mas positiva en nuestro entorno. Por lo que cada vez que tengas un pensamiento negativo, te invito a cambiarlo por uno positivo, si no sabes como hacer el cambio solo piensa en todas las cosas por las que estas agradecido y veras como poco a poco vas a e ir mejorando purificando tu energía.

Cuarto, La Purificacion del alma, se consigue a través de prácticas yóguicas como la meditación diaria, donde aprendemos a relajarnos para permitir ser un canal de expresión de la energía creadora. 

Empieza paso a paso incorporando cambios, y veras que al pasar del tiempo vas a sentir la vitalidad que necesitas para hacer todo lo que quieres.

Namaste,

PADMA Veronica